Mayo 17


Barcelona, 17 mayo, 1851

A las Hermanas de Lérida y Aitona.

Es la primera misiva que dirige a los incipientes grupos. Presenta a las superioras, a quienes recomienda prudencia al aplicar las reglas, en casos particulares. Confía su servicio apostólico a la oración de las comunidades. Las invita a escribirle. Palau lee las cartas pero es en la oración donde se entera del contenido y donde encuentra la respuesta, adecuada, a sus consultas.

Hora en el mundo